FERNANDO I DE ANTEQUERA

El 5 de agosto del año 1412 Fernando I, también conocido como Fenando “el Justo” o Fernando de Antequera, convocó a las cortes para ser jurado como rey. Su ascenso al trono se produjo de una manera fuera de lo común, como veremos a continuación. Poco se puede decir de su reinado ya que apenas reinó tres años. La historia de Fernando es la de un segundón que llegó a ser rey y la de un hombre ambicioso que gobernó en un momento muy delicado. Su mayor aporte, a pesar de su corta gobernanza, fue la estabilización de la caótica situación que atravesaba la Corona de Aragón.

Era un Trastámara, hijo del rey Juan I de Castilla, nieto por vía materna de Pedro IV “el Ceremonioso” de Aragón y sobrino de Martín “el Humano”. Al ser hijo segundón, el trono de Castilla fue ocupado por su hermano Enrique III quien no gozaba de muy buena salud, pues enfermó de tifus y de viruela. Por eso se le aplicó el apelativo de “el Doliente”. No obstante, “desafortunadamente” para nuestro personaje, vivió lo suficiente como para tener un heredero, Juan II, que acabó completamente con las pretensiones de Fernando de reinar en Castilla a la muerte de su hermano.

Enrique III murió cuando su hijo Juan tan sólo tenía un año de vida, en 1406, y en su testamento dejó dispuesto que fueran regentes su mujer Catalina de Lancáster y su hermano Fernando.

Pronto comenzó a haber desavenencias entre los dos regentes, que además fueron alentadas por la nobleza. Para poner fin a la difícil situación, se decidió dividir el reino en dos, de manera que Catalina gobernaría la mitad norte del reino y Fernando la zona meridional que colindaba con el reino nazarí de Granada.

Fernando se hizo un nombre en su lucha contra los musulmanes granadinos, destacando la conquista de Antequera en 1410, que le dio su sobrenombre más conocido. Ese mismo año en Aragón murió su tío Martín “el Humano” sin descendencia y nuestro hombre fue uno de los seis candidatos que se presentaron como herederos al trono aragonés. Su poderío económico –su red de señoríos era enorme-, su prestigio militar y el tener el poderoso ejército castellano a su disposición, hizo que fuera el candidato preferido para muchas familias nobles de gran importancia y para el papa Benedicto XIII, aquel famoso papa Luna que como buen aragonés, en pleno cisma eclesiástico se mantuvo en sus trece y nunca jamás abandonó su cargo.

misc-imp-CompromisoCalpe
Proclamación de la elección de Fernando como rey de la Corona de Aragón en el Compromiso de Caspe.

Todo este proceso de elección del sucesor tocó a su fin cuando el 28 de junio de 1412 en el Compromiso de Caspe fue proclamado rey de Aragón y de los demás estados de la Corona de Aragón. Además, a la vez que era rey de Aragón no perdió su regencia en Castilla, lo que le proporcionaba un poderoso ejército y dinero que utilizó para acabar con la revuelta de Jaime II de Urgel, que fue junto con él, el principal candidato a ocupar el trono aragonés tras la muerte de Martín.

En su corto reinado reorganizó la hacienda, saneó la economía, intentó acabar con las persecuciones de judíos y respetó las instituciones y la forma de gobierno de la Corona de Aragón, aunque otorgó una mayor participación a los representantes de los municipios, lo que debilitaba a la nobleza y fortalecía el poder del rey. Además, tuvo un gran número de hijos, lo que aseguraba la continuidad de la monarquía a su temprana muerte en 1416 y estabilizó la situación en Sicilia y Napolés. Por último, tan pronto como accedió al trono, se desvinculó de su principal valedor, el antipapa Benedicto XIII, contribuyendo a poner fin al Cisma en la Iglesia Católica y a romper el aislamiento diplomático internacional de Aragón, fruto de su apoyo a un papa cismático como era el papa Luna.

 

Santiago Navascués Alcay

Lcdo. en Historia por la Univ. de Zaragoza