ARAGONESES EN EL NUEVO MUNDO (I) – SALVADOR DE BAHÍA

De la Historia nos ha llegado la sensación de que la conquista y la presencia de colonizadores en América estuvo vedada  a los oriundos de la Corona de Aragón y, en el caso que nos toca, a los naturales del reino aragonés antes del siglo XVIII. Pero nada más lejos de la realidad. Con este artículo comenzamos una serie de publicaciones en las que hablaremos del papel de los aragoneses en el nuevo mundo.

Para empezar, hemos decidido hablar de una pequeña anécdota que realmente no tiene importancia alguna en el devenir histórico, pero que por ser un caso curioso, desconocido y de una gran dosis de valentía, mezclada con una mayor, si cabe, de locura: una historia que tuvo como protagonista a un aragonés miembro de los famosos tercios de infantería.

800px-La_recuperación_de_Bahía,_Maíno
Lienzo que representa la recuperación de Salvador de Bahía.

Nos retrotraemos al año 1624 en el que la Monarquía Hispánica, la gran potencia hegemónica del mundo en ese momento, se estaba batiendo el cobre con media Europa en la Guerra de los Treinta Años. A ella, se unía la Guerra de los Ochenta Años con las Provincias Unidas -lo que hoy conocemos como Holanda- en su largo intento por lograr la independencia política y religiosa de los monarcas hispanos. Desde hacía tiempo, los holandeses, casi totalmente cercados por las enormes fuerzas de los tercios, llevaron a cabo una política de ataques en la retaguardia con continuas incursiones a las posesiones de la Monarquía por todo el planeta, tratando así de lograr abrir sus propias rutas comerciales y además debilitar y distraer a las fuerzas de Felipe IV –Felipe III de Aragón– para que las usara en las colonias y no directamente en Flandes. Es decir, se buscaba abrir frentes secundarios que disminuyeran la asfixiante presión militar sobre su propio territorio.

Así pues, en ese mencionado año de 1624 los holandeses mandaron una de esas expediciones a Salvador de Bahía, una importante factoría del imperio colonial portugués, que por entonces formaba parte de esa gran Monarquía Hispánica. Los holandeses lograron tomar la ciudad, siendo un duro golpe a la economía y sobre todo a la reputación del imperio. Ante esto, el valido de Felipe IV, el conde-duque de Olivares, decidió que esa afrenta debía ser contestada de inmediato, por lo que ordenó la formación de una gran flota de casi cuarenta naves y el embarque de cinco tercios viejos, es decir, la crème de la crème de los ejércitos de la Europa de la época.

La flota hispana zarpó hacia las costas brasileñas a comienzos de 1625 y finalmente llegó a la ciudad para ponerle sitio, ahora mejor guarnecida por los holandeses que además esperaban otra flota de ayuda desde Europa que felizmente se retrasó por una gran tormenta en el Canal de la Mancha, desbaratando así la fuerza neerlandesa. El sitio se alargó varias semanas, hasta que el día 22 de abril las baterías de cañones españoles, portugueses y napolitanos realizaron un enorme bombardeo a las posiciones enemigas, que aun con todo seguían resistiendo a ultranza sabedoras de que la ayuda estaba en camino.

Dada la resistencia holandesa, la moral de los sitiadores comenzó a resentirse un tanto, pero justo en ese mismo 22 de abril se produjo uno de aquellos hechos insólitos de valentía y también de locura que solo suelen pasar en las guerras, y que tuvo como protagonista a un aragonés. En uno de los tres campamentos que habían establecido los sitiadores, concretamente en el cuartel del Carmen, el tercio de origen aragonés Juan Vidal pidió permiso al capitán de su compañía, el portugués Afonso del Encastre, para ir él solo hasta las fortificaciones del enemigo y quitar una de las banderas holandesas. Esto era todo un acto simbólico, pues en la época no había mayor deshonra para un militar que el hecho de perder su estandarte a manos del enemigo. El caso es que Juan Vidal recibió el permiso, y aquella noche salió de las trincheras y empezó a atravesar el tramo de maleza que le separaba de la muralla de Salvador de Bahía. Logró escalar dicho muro y ante la atónita mirada de los holandeses que estaban en ese momento de guardia arrancó la bandera y, acto seguido, se tiró muralla abajo –no pensemos en una muralla de mucha altura, todo hay que decirlo-, y comenzó el regreso hacia las trincheras hispanas mientras sorteaba los arcabuzazos del enemigo. Finalmente Juan Vidal logró zafarse sin rasguño alguno, y tal como relatan los diarios de los oficiales del sitio, fue premiado con una ventaja de ocho escudos mensuales por esa demostración de valentía que ayudó además a subir la moral de las tropas y a bajar la de los holandeses.

Apenas unos días más tarde, el 1 de mayo de 1625, la guarnición holandesa decidió finalmente aceptar la rendición de la plaza, que volvió de nuevo a manos del reino portugués y de la Monarquía Hispánica. Al bravo y loco Juan Vidal le perdemos la pista -al menos que sepamos nosotros-, pero quién sabe si una vez los cinco tercios que participaron en la recuperación de Salvador de Bahía regresaron a Europa y fue uno de aquellos soldados que llegaron a Cádiz y la defendieron del ataque anglo-holandés de noviembre de ese mismo año. Al final, los aragoneses siempre hemos sido pocos, pero parece que nos gusta meternos en todos los “saraos”.

Sergio Martínez Gil

Lcdo. en Historia por la Univ. de Zaragoza